martes, 21 de abril de 2009

Fenómeno Cultural II

Empezemos a definir una nueva palabra; COSPLAY. La misma surge de la contracción de "Costume" (Disfraz) y "Play" (Actuar).
Un cosplay es un disfraz de un personaje de alguna película, una serie de TV, un dibujo animado, un cómic, un video juego, cantante, músico, etc.
Cosplayer es aquel que usa un cosplay, a muchas veces ellos mismos confeccionan sus elaborados trajes, pero no es excluyente.

El origen es algo ambiguo, ya la monda de disfrazarte de tu personaje favorito, se empezó a dar en Japón en la década del '70 en unas ferias donde se vendían Dôjinshis (cómics hechos por fans de alguna serie en dónde le inventaban nuevas aventuras). Con el tiempo esa costumbre se transformó en convención y la moda se dio también en EEUU para aquellos fans del género de
Ciencia Ficción (Especialmente a los fans de Star Treak y Star Wars).

Con el tiempo surgieron los concursos de cosplay, que dependiendo en el lugar de origen, las categorías y la forma de evaluación cambian.

En Argentina la movida empezó hace ya más de 10 años, y los concursos recién van para los 9. No es algo nuevo, de hecho, comparado al fenómeno "emo" y "Flogger", lleva la etiqueta de under bien remarcada. Y tampoco hace poco que viene dando vueltas por los medios, de hecho, Canal 13 dio un informe sobre todo lo que engloba la cultura japonesa que luego, para su emisión lo editó en tres partes y fue pasado por Telenoche a mediados del 2006, youtube solo dejó en pié el siguiente link, el resto es historia:
http://www.youtube.com/watch?v=4K_un1X_3yk

Al año siguiente, la productora Pulpo Mecánico empezó a elaborar un documental, del cuál pueden acceder a su presentación aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=xmYTJtp9L_8


Por esas cosas del marketing, a uno de tantos organizadores de eventos, se le ocurrió que si llevaba a Cosplayers a distintos programas podría atraer a curiosos a sus eventos y de paso hacer una difusión del hobby (traducido como más ventas de entradas).
El problema es que quizás la decisión fue algo apresurada, primero y principal la mayoría de la gente es bastante manejable por lo que los medios dicen u opinan (triste, pero real). Y como la tele funciona de manera muy dinámica cuando va al aire (los segundos de aire son carísimos), se improvisa todo el tiempo. E incluso los informes "introductorios" que alcancé a chusmear utilizaban términos erróneos, como si hubiesen sido armados en los últimos minutos y pegados con cinta scotch, pequeños detalles que se hubiesen solucionado si se consultaba al menos a wikipedia. Algunos tomaron la movida como algo novedoso e interesante, otros como una pérdida de materia gris por parte de los jóvenes que lo practican.
Yo que tengo un pie en cada lado puedo ver los pro y las contras del hobby, como en todo lado, hay gente que lo hace para divertirse un rato de tanto en tanto, otra que siempre anda estranando cosas todo el tiempo. Todos tienen otra vida, profesionales, estudiantes universitarios y de secundario. Las edades varían demasiado.
En un evento llegué a ver a una familia disfrazada de la familia de Meteoro
!!!

Mientras tanto, se me ocurrió dejar a modo ejemplo, un segmento de un coreografía armada a fines del año pasado por el grupo de cosplay de Sailor moon: Eternal Sailor Team


Como diría I-sat, vos tenés tu lado bizarro... nosotros tenemos el nuestro.

2 comentarios:

Blus dijo...

Es como vos decís, por lo gral cuando llevan a algún programa a alguien que practica ese hobby, las preguntas suelen ser cualquier cosa, prejuiciosas, como improvisadas.

Basta con ver el programa de Chiche Gelblung, entre otros...

Saludos!!

Fran dijo...

Interesante el paralelo con la cosa geek yanqui; específicamente con las convenciones trekkie o las de Star Wars. Habría que determinar qué vino primero, o si se dieron en simultáneo sin mucha conexión. En definitiva, es casi lo mismo.
No estoy seguro de qué implica lo under; en el artículo aparenta una carga positiva, en contraste con la pavada mainstream.
Los medios apuntan a la mayoría inmediata; los prejuicios divierten y no plantean ningún desafío mental. Hay algo de miedo detrás de eso, y de la crítica idiota de, por ejemplo, ese programa de la mañana en el que les decían "los anime".
En lo personal, no haría cosplay -más que para una fiesta en particular, o para alguna broma o charada interna-, pero de ningún modo condeno el hobbie; al contrario, me parece simpático. Además de que a algunas cosplayer les queda muy bien ;) (acá es como que admito que me atrae por la cuestión fetichista, ya que me resulta sexy pero no lo haría, y los tipos disfrazados me producen sensaciones chocantes, pero bueno, lo cuento con humildad).
Hay algo de eso que no me banco también, que lo veo en los fanáticos de Star Wars, de los videojuegos e incluso mi banda favorita; es una mezcla de infantilidad y celos; a mí me gusta el juego y su diégesis, la película y su diégesis, la banda y su música. El que se disfraza, es como que quiere ser parte de eso que tanto me gusta y ser dueño; no sé si me explico. Lo mismo con el fanfiction, que rechazo.
Me gusta la cuestión del homenaje, la referencia o la participación casual, pero el anclamiento como que me da mal.
Que sigan estos artículos, que me dan mucho que hablar!