domingo, 23 de noviembre de 2008

Cuándo uno conoce a alguien, al principio, es difícil tirar una edad exácta. La conversación, de ser una persona interesante, prosigue. Sin embargo, existen ciertos marcadores que pueden dar el indicio de qué tan jóven, o qué tan mayor se es respecto a la persona en cuestión.
Una de ellas son los dibujos animados. Pero no cualquiera (Mickey y Bugs Bunny son universales), me refiero a esos que marcaron una etapa en particular de nuestra infancia, ese es el caso de Jem. Un dibujo para chicas pero que también miraban muchos varones, algunos difícilmente lo admitan. Lo más increíble del dibujito en cuestión, era su opening, una fluidez de movimientos digna de rotoscopía que contrasta con la de cada episodio.
La serie animada en sí, nos narraba la historia de una Jerrica Benton, jóven, cuyo padre, dueño de una discográfica y padrino de una casita de huérfanas, acababa de morir.
El problema surge cuando la protagonista no puede hacerse cargo del negocio de su padre, y descubre que éste, le había dejado en secreto, una súper computadora llamada Synergy, capáz de hacer hologramas, además de instrumentos y un armario repleto de ropa de alta costura (el sueño de las niñas barbie). Ella no lo piensa más y decide armar un grupo de música con su hermana y sus amigas, la mayoría, huérfanas que crecieron en la casa "Starlight" junto a ella. Pero, en vez de cantar con su propia apariencia, decide utilizar a Synergy para tranformarse en Jem, a travéz de un control remoto en forma de aretes de estrella.
Así empieza la competencia de las bandas, dónde las malas son chicas reveldes (Las misfits). Qué, obviamente, serían las favoritas por las chicas más creciditas.
Éste era un grupo de chicas que hablaban de hacer desastre, de ser las mejores... Un ego propio de niña caprichosa... No por nada, su cantante Pizzazz, era hija de un multimillonario que escapa de su casa para hacer lo que se le antoja (cantar).
La serie es bastante naif, con mensajes y moralejas relacionadas al uso de drogas o ser un adolescente revelde. Sin embargo algo que me causaba mucha gracia, era el dilema de la protagonísta, de saber si su novio le era o no infiel por estar con Jem y Jerrica a la vez, cuando él desconocía su identidad secreta.
La serie en sí, se hizo famosa por el concepto de bandas musicales que llenaba al episodio de canciones súper ochentosas, cortitas y pegadizas (especialmente de las misfits). De hecho, la linea Barbie intentó sacar una serie animada imitando el concepto, pero no tuvo éxito.

Ayer me di cuenta de que estaba bastante mayorcita, el marcador estuvo presente... Solo los adultos reconocieron a las señoritas que subieron a un escenario e hicieron ésto:


Gracias a Majo y a Rulo por el video.

2 comentarios:

Fran dijo...

Buena introducción, por un momento pensé que ibas a decir otra cosa! Soy fanático de la de verde que entra y se roba el show; calculo que debe ser de las villanas. Se mueve como poseída, es casi un dibujo animado (esto es algo bueno). Besos!

Passion dijo...

muy buenooooooo!!!!! pero no logro adivinar quienes son!!! creo que ya había dejado de ver dibujos animados, jaja!!
besote!